RAUL TELLECHEA: A 3 AÑOS DE SU DESAPARICION

Publicado en General el 27 de Septiembre, 2007, 2:40 por adrián_campillay

''No tengo pruebas, tengo la certeza''
Por Vanina Escales, desde San Juan. | 7.4.2006

El 28 de septiembre de 2004 desapareció en San Juan el ingeniero Raúl Tellechea. El hecho jamás se esclareció pero apunta hacia el poder político local. Mariana Tellechea, su hija, es la cabeza organizadora de las movilizaciones que cada 28 agitan una de las provincias más conservadoras del país. La Justicia no da respuestas.

El 10 de diciembre de 2003 asumió como Gobernador de la provincia de San Juan el ingeniero José Luis Gioja. Peronista respetuoso del lema "el que gana manda", supo ser menemista, luego duhaldista y hace poco inauguró un barrio de 300 casas construido por el Programa de Emergencia Habitacional llamado "Presidente Kirchner". A los pocos días, según indica el portal de noticias del Gobierno de San Juan, en medio de una inauguración, el flamante secretario de Promoción Social Luis Moyano -con licencia en el cargo de presidente de la Mutual de la Universidad Nacional de San Juan- recordaba a un compañero muerto diciendo que "nos tiene que iluminar para seguir adelante, para combatir tantas injusticias que hoy tenemos."

Raúl Tellechea por ese entonces hacía casi 11 años que trabajaba como experto en informática en la Mutual y estaba al tanto de sus números y movimientos financieros. Dejó ese trabajo dos semanas antes del 28 de septiembre de 2004 y habría estado preparando una denuncia contra sus directivos. El lunes 27 lo llamaron para una reunión en donde las diferencias de opinión se hicieron presentes pero nunca trascendió el tono al que llegaron. Desapareció unas horas más tarde.

Dos meses antes, Mariana Tellechea, recibió la noticia de que estaba becada por la Fundación Antorchas en el área Danza. Ya había bailado en el Colón y ganado anteriormente una beca para perfeccionamiento en Alemania.

- No me llamaron el mismo día que desapareció. Sobre todo porque mi papá ya había tenido dos descomposturas un tiempo antes, empezó a caminar y no sabía dónde estaba. Mi papá era diabético, insulino-dependiente. No querían que me preocupara. Me avisaron a los dos días.

- ¿Cómo fue?

- Una locura. Me dijeron que hacía dos días que lo buscaban por todos lados. En tres horas estaba arriba de un avión viajando a San Juan.

Recorrieron todos los hospitales y se encontraron con la misma respuesta "no está". A partir del segundo día, con la denuncia de desaparición hecha en la policía, la cara de Raúl Tellechea comenzó a aparecer en los diarios, la televisión y su nombre en las radios.

- Nos empezamos a juntar por la noche, espontáneamente, en la plaza Julieta Sarmiento con mapas y distribuíamos zonas de búsqueda. Había gente con motos, camionetas, autos. Y decidíamos quién iba a Jáchal, quién a Zonda y así. Ese fue el origen de la Agrupación Todos por Raúl.

- ¿Qué pensás que pasó?

- Primero no alcanzás a entender. Ya van a hacer dos años y hay niveles de negación importantes. Yo, desde el primero momento, cuando me llamaron por teléfono y me dijeron "tu papá no está" dije "acá hay algo raro". No pensé en otra posibilidad. Estaba cien por cien segura. Y al tercer día dije "ya está, dudo volver a verlo". Cuesta creer la seguridad de esa última frase, pero repite en voz muy baja "sé que está muerto". Mariana Tellechea estudió, además, psicología en Córdoba y aparece por momentos en su relato un lenguaje que trata de explicar lo que es difícil de entender.

- Pero no hay cuerpo.

-No hay cuerpo. Y hay una necesidad retinal que uno necesita para poder... Porque si no esa ausencia te pone en el lugar de tener que matarlo vos, aunque después te mueras por dentro. Si no tenés la imagen para ver la tenés que inventar y, al mismo tiempo, cómo vas a inventar algo que sabés que te va a arruinar la vida. Es perverso. Imaginate cómo será para mi hermano de 11 años.
Decir "desaparecido" en Argentina es decir "terrorismo de Estado", "represión ilegal" y "exterminio". Por eso causa tanto horror encontrarse a 23 años de democracia con un nuevo caso de desaparición forzosa vinculada aparentemente a la persistencia maligna de mafias provinciales. Esta situación no es nueva en San Juan donde todavía no hay culpables para el crimen de la psicóloga María Rosa Pacheco, desaparecida durante mucho tiempo hasta que se encontraron huesos humanos que coincidieron con su ADN. María Rosa habría descubierto y denunciado verbalmente ante las autoridades del Ministerio de Educación un importante desvío de fondos. En junio se cumplen 10 años.

Al cuarto día de la desaparición del ingeniero Tellechea, cuando gran parte de San Juan lo buscaba, la Mutual para la que trabajaba y en la que estuvo horas antes de desaparecer realizó una denuncia en su contra por un presunto fraude por 10 mil pesos. Según el denunciante Miguel del Castillo -presidente de la Mutual por licencia de Luis Moyano, aunque éste seguía digitando los movimientos del organismo-, estaban al tanto del faltante desde hacía un año. Al menos llaman la atención dos cosas: la demora de esa denuncia y la ventaja de tener un acusado que no puede defenderse.

- ¿Qué se logró en este tiempo?

- Solamente que los expedientes estén en el mismo juzgado. A veces creo que investigamos más que el juez.

- ¿Quién lleva la causa?

- El juez Leopoldo Zaballa Pringles. Judicialmente no se logró nada. Lo único es que seamos parte querellante. La causa es, además, "actuaciones para establecer paradero". Lo que significa que no hay delito de desaparición forzosa, simplemente se lo busca, es tremendo. Al otro día de su desaparición pedimos que busquen las llamadas entrantes a su celular y respecto de eso me dijeron "lo estamos por hacer", "lo hicimos" y "no le puedo informar". Ser parte no te garantiza nada, no puedo dar cuenta del estado de la causa.

- ¿Tuvieron amenazas?

- A mi tía le mandaron un mensaje. Pero pasaron otras cosas espantosas. Lo llamaron a mi hermano por teléfono a los dos meses y le dijeron que lo querían ver en la plaza. Fue solo. El que llamó era un chico que tendría unos 19 años y dijo que estaba en el grupo de los secuestradores. Dijo que lo habían tenido tres días, que había muerto de un paro cardíaco, que el cuerpo estaba en tal lugar, incluso hizo un plano. También pidió plata, mi hermano le dio lo que tenía en el bolsillo y al otro día hablamos con el juez. Se excavó todo el lugar y no había nada. De todos modos, insistimos ante el juez para que se siguiera esa pista. Encontraron al muchacho un año después junto con otra persona que habría participado y estuvieron en prisión un mes. El chico negó todo, aunque mi hermano lo había reconocido. Además, tenemos intervenido el teléfono, si quisieran saber si eso era verdad o no, podían pedir las desgrabaciones. Eso es lo más concreto que hemos tenido. No sabés si creerle que murió de un paro cardíaco, cosa que puede ser cierta porque una persona insulino-dependiente con tres días sin insulina...

En el departamento de Raúl Tellechea se encontró la llave colgada por afuera, tal como él la dejaba, su billetera con sus documentos -nunca tuvo pasaporte o cédula-, el celular cargando, la insulina. Las hipótesis apuntan a que se lo llevó alguien conocido o a que lo raptaron en el parque por el que a veces salía a caminar. Ningún vecino vio nada.

- ¿Tuviste alguna formación política?

- Ninguna. Yo, de repente, bailarina y psicóloga, tuve que aprender un montón de cosas relacionadas con finanzas, cruces de datos, causas judiciales.

- ¿Cómo se organizan las marchas?

- Las marchas se organizaron solas, por la desesperación. A partir de que nos empezamos a juntar todas las noches en la plaza para delimitar zonas de búsqueda, luego de dos semanas dijimos "empecemos a juntar a más gente en la plaza central, la '25 de mayo' cada más tiempo". Y tuvimos, para ser San Juan, en la primer marcha, casi 600 personas. Creo que la gente nos creía a mis hermanos y a mí. Éramos 3 hijos -al chiquito lo dejábamos en casa- que decían "mi papá no está, qué se puede hacer".

- ¿Hablaste con el gobernador?

- Pude hablar una sola vez con él. Hemos ido muchas veces a Casa de Gobierno, formalmente y con marchas. La vez que nos reunimos, cuando me estaba yendo me palmeó la espalda y me dijo "suerte". Me di vuelta y le dije "quiere decir que esto se soluciona con suerte". Y me contestó "no, bueno...". Que el mismo gobernador te diga eso... Hemos soportado burlas, como que el día que se cumplía un año, quintuplicara la recompensa. Ese día la marcha fue la más numerosa.

El periodista Daniel Illanes -del semanario La Séptima, de San Juan-, sugiere que la desaparición de Tellechea puede estar relacionada con el hecho de haber descubierto la existencia de cheques sin fondo de la Mutual por 230 mil pesos. Denuncia que finalmente hicieron las doctoras Margarita Camus e Inés Cantoni contra quienes eran las cabezas del organismo. Cheques rebotados y una deuda de 635 mil pesos. Luis Moyano -ahora ex presidente de la Mutual y ex Secretario de Promoción Social del gobierno de José Luis Gioja- pasó en los sorprendentes ascensos de la política de no tener fondos en una mutual que descuenta automáticamente una suma mensual del sueldo de sus afiliados a manejar post elecciones los planes Jefes y Jefas del gobierno provincial.

- Por suerte ya no tienen la Mutual, perdieron las elecciones. Ellos tenían la única lista. Pero un mes antes, otra gente armó una lista nueva, creo que por lo que se supo a raíz de la desaparición de mi papá. Lo que se logró fue producto de la movilización social. La difusión de lo ridículo y lo grotesco que es todo esto es lo que ha hecho que la gente vaya revirtiendo la imagen que quisieron endilgarle a mi papá. Porque la gente leía el diario que decía "desapareció el ingeniero acusado de robar 10.000 pesos" y es muy difícil explicar todo, aclarar.

- ¿Se sintieron apoyados?

- A pesar de que la sociedad sanjuanina es tan cómoda y se mantiene al margen siempre, nos acompañaron mucho en las marchas.

Las marchas se siguen haciendo cada 28. Mariana, la hija mayor del ingeniero Tellechea, es la organizadora desde el principio y la voz que más se escucha de la "Agrupación Todos x Raúl". Vive la mitad del tiempo en Buenos Aires y la otra mitad en San Juan. Hace un año y seis meses que su padre está desaparecido. Dentro de poco tiene una audiencia. Como si todo quisiera enturbiarse más, la denunciaron a ella y a su hermano por calumnias. Para sorpresa de nadie, los denunciantes son Miguel del Castillo y Luis Moyano. Ella, persistente, repite, "yo no tengo pruebas, tengo la certeza".